Entrada destacada

lunes, 12 de diciembre de 2016

Leyendas de amor y Parimonio material

Estamos en clase con las exposiciones finales de Patrimonio material andaluz y la semana pasada mis alumnos y alumnas de primero de bachillerato hicieron una magnífica presentación sobre la Mezquita de Córdoba y la ciudad de Medina Azahara. Mientras exponían venían a mi mente preguntas como: ¿qué hubiese pasado si el califa Abderramán III no se hubiera enamorado tan profundamente de Zahra?. Según cuenta el cronista Ibn Idhari  en el harén de Abderramán III había 6300 mujeres  de entre las que destacaba Zahra, Fátima, tía del califa o Marchán, "la Gran Señora", madre de al- Hákam. ¿Os imagináis la ciudad llamándose Medina Fátima?. Ahora paso a relataros la leyenda para que opinéis vosotros mismos.




Abderramán había traído a Zahra desde Granada, pronto se convirtió en su preferida y, para demostrarle el amor que sentía por ella, ordenó la construcción de una ciudad palatina; para ello contrató a los mejores arquitectos y artesanos, compró los materiales más preciados, maderas, mármoles, azulejos; mandó construir hermosos jardines con flores y plantas traídas desde todos los rincones del mundo, los pobló con hermosos pájaros y mandó que en ellos creciesen árboles de exóticos frutos. Telas y muebles, comprados a los mercaderes más prestigiosos adornaban las estancias de la favorita Zahra, todo lo hizo el califa por su amor.

Sin embargo Abderramán la sorprendía a menudo llorando y sus constantes regalos no conseguían su sonrisa. Le preguntó el motivo de su tristeza y qué debía hacer para contentarla, Zahra le respondió que a su tristeza el califa no podría ponerle remedio pues lloraba por no poder contemplar la nieve de Sierra Nevada, él le respondió “Yo haré que nieve para ti en Córdoba”.  Inmediatamente mandó talar un bosque situado frente a la medina y replantarlo de almendros muy juntos unos de otros y cada primavera, cuando los almendros abrían su flor blanca, la nieve aparecía en Córdoba sólo para su amada, que no volvió a llorar.

La finalidad de esta entrada es transmitir la importancia que tienen los sentimientos a la hora de crear algo y como el nombre de la favorita de Abderramán III ha dado identidad propia a una de las manifestaciones más importantes de nuestro patrimonio andaluz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada