Entrada destacada

domingo, 15 de enero de 2017

Somos griegos, somos romanos


SOMOS GRIEGOS, SOMOS ROMANOS


  
     Siempre he creído en el poder del Teatro dentro del aula, del valor que tiene al hacer que nos metamos en la piel de otros, en el trabajo de la empatía, de la liberalización de roles, como abre nuestra mente y la del alumnado a través del juego que da la dramatización.
     Durante un tiempo, incluso, me dediqué a dar cursos en los CEP sobre el Juego Dramático y el uso de la Didáctica del teatro en los distintos niveles de enseñanza y por supuesto es algo que no puedo evitar que salga en mi forma de enseñar.
    Mis alumnos tienen muy claro dos cosas sobre mí como profesora: que me encanta emborronar la pizarra con mis mapas esquemáticos e identifican rápidamente que esa cosa de ahí es Italia o España o Grecia, etc; y en segundo lugar que en cualquier momento les voy a cantar algo de la época, los voy a sacar a bailar o los voy a poner a hacer el mono para mayor corte del ego adolescente.

      Pero la, ahora llamada, gamificación y la teatralización son medios que me han demostrado ser muy efectivos a lo largo de los años para ellos y para mí y no sólo es una experiencia personal sino que además es una práctica recomendada por la UNESCO para los ámbitos educativos.

       Cultura Clásica y Primero de la ESO son idóneos para este tipo de dinamizaciones, puesto que en ambos niveles educativos se puede además interrelacionar las materias y el alumnado, que además, en un momento dado, pueden tener un apoyo en los compañeros de Bachillerato que dan Arqueología, de los que hablaremos en otra entrada, y de los alumnos de Latín y Griego.

Resultado de imagen de fíbulas romanas en hispania          La experiencia no es difícil de organizar y los materiales para introducirnos en el mundo clásico empezando por vestirnos como ellos más fáciles imposibles: sábanas, lazos, cordones, cinturones e imperdibles. Hay que tener en cuenta que la vestimenta greco-romana, aunque en Roma empieza a complicarse, consistía en telas drapeadas sujetadas por fíbulas, que nosotros sustituimos por imperdibles o broches y por distintos tipos de cordonaje y lacería para jugar con las dobleces.
       Una vez metidos en nuestros personajes, llega el reto: salir de clase con "esas pintas" y pasearse por el instituto hablando de mitos, leyendas y personajes de la época, explicar la historia y la cultura de nuestros antepasados relacionándolos con el Patrimonio andaluz y español en general.
      Con lo que respecta a la propuesta de que se atrevan a comer Garum, olvidaos, no lo conseguiréis, o sí, ¿quién sabe?. No hace falta que lo elaboréis vosotros, una empresa gaditana, que colabora con la Universidad de Cádiz puso uno en el mercado hace unos años.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada