Entrada destacada

domingo, 19 de febrero de 2017

Caminito del Rey


Cuando hablamos y escuchamos Patrimonio, siempre se nos viene a la cabeza la misma imagen: una pintura renacentista, una catedral gótica o una escultura griega. Pero ¿Qué hay del otro patrimonio desconocido? Estamos hablando del Patrimonio Natural, del patrimonio de la madre naturaleza, esas obras de arte en las que el hombre no tiene ninguna cabida, sólo, la de su conservación.




Son obras hechas por la propia naturaleza, son paisajes impactantes debido a algún elemento característico de la zona, desde un tipo de vegetación, fauna, o hasta el mismo relieve. Todo estos conjuntos son susceptibles de ser conservados y estudiados por el hombre.

Es el caso del Caminito del Rey, una pasarela de 7,7 kilómetros que recorre el paraje natural del Desfiladero de los Gaitanes. Un enclave de gran interés morfogeológico situado en las Cordilleras Béticas, formado por el encajamiento del río Guadalhorce en un estrecho y profundo cañón de tierras calizas. Es gracias a este tipo de roquedo por lo que el Desfiladero de los Gaitanes se convierte en obra cumbre de nuestro patrimonio natural y es la caliza la que deja formas en el relieve imposibles de encontrar en otro entorno.

El relieve característico de esta zona es el kárstico. Sus rocas características, la caliza y la dolomía, se alteran fácilmente con el agua, dejando unas formas poco comunes en el resto de paisaje español.


Al interés geológico y geográfico del Caminito del Rey, tenemos que sumarle el interés histórico, ya que guarda una estrecha relación con la industria malagueña de finales del siglo XIX. Ocupadas sus cuevas desde el Neolítico, no es hasta el siglo XIX cuando despierta otro tipo de interés, en este caso económico: el aprovechamiento del agua,  concretamente sus saltos de agua para una central hidroeléctrica.

Llamado así desde que en 1921 Alfonso XIII pone la última piedra del embalse del Chorro. El Rey recorrerá parte de la pasarela vertical, un sendero de servicio en la misma pared de la garganta utilizada en un principio por los trabajadores de la presa y la central, pero que con el transcurso del tiempo fue habitualmente utilizada por lo habitantes de las zonas ya que unía lo que hoy son los municipio de Álora y Ardales.

Con el paso del tiempo y el cambio de vida, el Caminito quedó en desuso, provocando el deterioro de la pasarela. Esto y la falta d mantenimiento contribuyó a que solo quedase apenas unas vigas de metal sin barandilla llevando a cerrar la pasarela al paso humano al convertirse muy peligroso transitar por ella. A partir de aquí, alrededor de los años 90 se ha creado una “leyenda negra” que animaba a todo excursionista hacer el recorrido por la pasarela. Llegando esta a ser inexistente en algunos tramos, atrajo la curiosidad de numerosos escaladores, ya que tenían incluso que utilizar tirolinas para poder pasar por el sendero.

Este nuevo uso y la fama que alcanzó el Caminito ha provocado la muerte de varios excursionistas y por este motivo la Junta de Andalucía se vio obligada a cerrar definitivamente el tránsito por el sendero mas famoso de Andalucía.

A partir de 2006 comienza su rehabilitación, un proyecto de 9 años que ha convertido al Caminito del Rey en un reclamo turístico desde 2015 que finalizaron sus obras y reabrió de nuevo sus puertas al público. Convirtiendo el paraje en una aula abierta para muchos profesores y profesoras de todos los ámbitos educativos.

La visita la realizamos el año pasado con los cursos de 1º Y 2º de bachillerato aprovechando la última semana antes de las vacaciones de Semana Santa. Para mucho de nosotros era la primera visita, y estuvimos toda la semana pendiente al tiempo ya que en días lluviosos o de aire fuerte cierran sus puertas. Pero no fue así, nos hizo un día espectacular en la que la visibilidad era del cien por cien y la poca brisa que corría, mas que un impedimento, se convirtió en un plus de diversión al pasar por el puente colgante. Este pone el broche al final al recorrido y a un día diferente, ya que salimos fuera del aula y disfrutamos de nuestro patrimonio de manera subjetiva y no sentados en el pupitre.



Es una visita que abarca tantos campos que cualquier materia de secundaría podría utilizarla como complemento: desde geografía para estudiar el relieve y las características de la litología, geología para esto último y sus componentes químicos que hacen este tipo de suelo tan maleable; historia, ya que son los inicios de la revolución industrial en España; hasta la asignatura de patrimonio, tema que nos ocupa todo este artículo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada